El virus llegó, entró y se los llevó

Verónica Carignano, perdió a sus padres con una diferencia de 5 días. Sumida en el dolor más profundo que tiene que atravesar, eligió romper el silencio para generar conciencia.

En diálogo con SinEseInfo, Verónica nos contó cómo aquello que parecía solo sucederle a los demás de pronto tocó su fibra más intima: Sus padres.

«Yo tenía una vida normal con dos papás que eran grandes, sí, pero estaban bien», comenzó relatando Verónica. Sus padres gozaban de buena salud hasta el 31 de agosto. De pronto, su mamá empezó a sentir un poco de dolor en las piernas y por eso llamaron al servicio de emergencias. Detectaron que tenía un poco de fiebre (la noche anterior no tenía) y por eso la internaron a modo de prevención.

PROTOCOLOS EN MARCHA

Frente al contexto y considerándose que era factor de riesgo procedieron a realizarle un hisopado. El primero dio negativo y el segundo finalmente dio positivo. Frente al resultado covid 19 positivo de su madre, se le realiza de forma urgente el hisopado a su papá quien también era portador del virus. Al principio, su padre transitó la enfermedad en su casa, pero como detectaron que el oxigeno en sangre era cada vez más bajo lo internaron también.

Verónica relató que pudo pasar a ver a su mamá con todos los cuidados y medidas de prevención establecidas.

«A los dos los bajé en el sanatorio, les dije que los amaba y que iban a estar un tiempito solos. Que se cuidaran que nosotros ibamos a estar bien», expresó con la voz entrecortada.

El virus fue avanzando rápidamente. El 04 de septiembre su mamá tuvo que ser entubada. Su padre un poco más estable ya se encontraba en su casa, hasta que se descompensó de un día para otro y debió ser internado nuevamente el lunes 7.

«Lamentablemente el día 12 mi papá se fue. Tristisimo, no pudimos despedirnos. Nada pudimos. Sólo acompañamos con los autos y así se terminó todo», prosiguió.

Con el rostro de quien sigue atravesando un profundo dolor, Verónica continuó: «Mi mamá la siguió luchando como una guerrera entubada casi 15 días. Hasta que finalmente el sábado 17 se cansó y también se quiso ir. En 15 días se fueron los dos».

Verónica Carignano enfatiza una y otra vez en su relato que sus padres llevaban una vida normal y pese a la edad, muy sana. «Tuvieron todos todos los cuidados«. No saben cómo pudieron contagiarse, todavía no logran encontrar explicaciones. «El virus llegó, entró y se los llevó«, sentenció con los ojos llenos de lágrimas.

YO SIEMPRE A ESTO LO VEÍA EN LA TELE

«Aprendamos a convivir con este virus, lamentablemente vino para quedarse. Esto le puede pasar a cualquiera», expresó Carignano. «Jamás me imaginé verme en esta película.Jamás. Yo a esto siempre lo veía por la tele. Siempre le pasaba a otros, hasta que me pasó«, sentenció.

En el mensaje que verónica quiere difundir, aconseja que las medidas de prevención son necesarias, que «no es dejar de verse para siempre con nuestros allegados sino que lo hagamos realmente respetando el protocolo». «Distancia obligatoria o cada uno con su propio mate», añadió Carignano.

«No hay edad para esto. El virus ataca y no mira a quien. Este virus hace estragos. Todos nos tenemos que cuidar, de esta salimos juntos…entre todos», sostuvo.

ESTE VIRUS TE LLEVA LO QUE MÁS QUERÉS

«No les pude dar un último beso ni un ultimo abrazo. Si bien en vida se los dí, en ese momento también los necesité. Y los tuve que dejar ahí. Muy cruel. A muchos los lleva, a mi me tocó perder a los dos.», confesó con dolor.

Dentro de tanto dolor, también expresa la impotencia que deja de un protocolo que, si bien propone prevenir el contagio, también es inhumano. Tres rosas blancas, una por cada hermana, fue la última muestra de amor que pudieron darle a su mamá.

«Queríamos que se vaya con sus flores blancas», añadió.

«Todos tenemos a alguien al lado a quien queremos mucho y seguramente no queremos perder. Replantiemonos la forma en que estamos viviendo y cuidémonos. No te pide permiso: llega entra y te lleva lo que más querés», sentenció con dolor.

Desde SinEseInfo agradecemos la confianza de Verónica Carignano y de su familia. Los acompañamos en su dolor y nos hacemos eco de sus palabras: NADIE ESTÁ EXCENTO, CUIDEMONOS.

Noticias relacionadas