El compromiso de los docentes argentinos en pandemia

El 16 de marzo de 2020, los alumnos y docentes argentinos dejaron de asistir a las escuelas a causa de la pandemia del COVID-19. Esto cambió rotundamente las estrategias educativas.

A partir de encuestas realizadas por el Ministerio de Educación de la Nación, Ctera y Argentinos por la Educación, se publicó un estudio que describe algunos indicadores referidos a la situación de los docentes en el contexto de la pandemia de Covid-19. Fueron encuestados docentes tanto del sector público como privado de todo el país.

En julio de 2020, la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA) publicó un informe con los resultados de la Encuesta Nacional “Salud y condiciones de trabajo docente en tiempo de emergencia sanitaria COVID-19”. En la Argentina hay aproximadamente 800.000 cargos docentes :800. 000 docentes. De acuerdo a datos del Relevamiento Anual 2019, 589.826 (73,5%) de los cargos docentes
dependen del sector público y 212.475 (26,5%) del sector privado.

El 89% de los docentes manifiestan pasar más tiempo realizando actividades para los alumnos que antes de la cuarentena. En general, los que más tiempo pasan con las actividades escolares son los que, a la vez, no cuentan con una computadora o buena conexión a internet. Es decir, 9 de cada 10 docentes destinan más tiempo preparando las actividades escolares en el contexto actual que en situación de normalidad. 

En todo el país se registraron casos en los que, ante la falta de computadoras y de conectividad, se multiplicaron los esfuerzos de los docentes para garantizar la continuidad de la enseñanza y reducir las desigualdades educativas que ya existían. El 55% de los docentes comparte la computadora en el hogar, el 37% tiene computadora de uso exclusivo mientras que, el 8% no dispone de computadora.

Solo 2 de cada 5 docentes tienen acceso a una computadora exclusiva para trabajar en el hogar: La brecha digital en educación no solo la sufren los alumnos sino también los docentes que quieren seguir educando pero no tienen la tecnología necesaria.  En este contexto, se amplió la utilización de las emisoras de radio y televisión comunitarias para poder llegar con programas educativos, o se abrieron las bibliotecas para llevar los libros casa por casa de los estudiantes, tratando siempre de mantener el vínculo con los alumnos.

Pese a la situación que nos toca atravesar, el 89% de las familias valora el esfuerzo que están haciendo los docentes para acompañar a los estudiantes durante la pandemia, según los resultados de la Evaluación Nacional del Proceso de Continuidad Pedagógica, a cargo del Ministerio de Educación.

«Que la escuela siga teniendo valor para las familias y siga siendo significativa para las y los estudiantes en este contexto es el resultado del trabajo de las y los docentes. Sin aulas, ellas y ellos abrieron sus hogares para mantener abierta la escuela», dijo Paulina Calderón, exministra de Educación de San Luis luego de ser consultada por los resultados de las encuestas.

Mariela Guadagnoli, docente santafesina nominada al Global Teacher Prize 2020, sostuvo que: “Esta pandemia sacó a flote la realidad en la que estaba inmersa la escuela, las falencias, desigualdades, la falta de tecnología y de capacitación; pero también expuso y jerarquizó el rol docente, la dedicación, creatividad e ingenio que cada maestro pone para mantener el vínculo con sus alumnos”. Y agregó: Tenemos dos desafíos: pensar estrategias para sostener la modernización del sistema educativo y una capacitación renovada e innovadora de los docentes, y fortalecer en el tiempo la valoración y apoyo de los padres”.

Las maestras y maestros argentinos celebran hoy su día fuera de las escuelas, con festejos virtuales y «extrañando los abrazos de los chicos», en un año marcado por la pandemia de coronavirus.

Noticias relacionadas