«El mismo amor, los mismos derechos»

El 15 de julio del 2010 se aprobó la ley de matrimonio igualitario en Argentina. Gracias a la voluntad política de los distintos partidos y sobre todo, de la ex presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, el proyecto de ley se sancionó, siendo nuestro país el primero en América Latina y el décimo a nivel mundial. Argentina es pionera en garantizar derechos incluyendo la igualdad de posibilidades para todos.

Créase o no, el matrimonio igualitario se transformó en la bandera del movimiento gay e inclusive del LGTB, dándole la posibilidad de que se constituyeran familias con los mismos derechos y obligaciones e igualdad de condiciones que las familias heterosexuales, incluida la adopción.

A una década de su aprobación, se han registrado más de 20000 actas matrimoniales entre personas del mismo sexo. En su artículo 2, la ley 26.618 de Matrimonio Civil, establece que la unión civil “tendrá los mismos requisitos y efectos, con independencia de que los contrayentes sean del mismo o diferente sexo”. Si bien hay asuntos pendientes aun por tratar de manera total, como lo es la legalización del aborto, la transformación de la ley antidiscriminatoria y la actualización de la ley nacional de sida, los activistas aseguran que estos diez años son motivo de festejo.

Noticias relacionadas