Pirotecnia: La pesadilla de nuestras mascotas

Los perros recién escuchan cuando tienen alrededor de 21 días. Durante ese tiempo se basan únicamente en el olor para interpretar su mundo, pero en el momento en que el sentido del oído está totalmente desarrollado su audición es mayor a tres veces que la nuestra.

Los animales domésticos, perros y gatos, sufren mucho los estruendos de la pirotecnia. Con los estruendos sufren alteraciones auditivas, estados de desorientación, miedo extremo, terror a la muerte inminente. Se muestran incoordinados, tienen temblores musculares, taquicardia, salivación. En animales viejitos o que tienen cardiopatías preexistentes puede llegar a producir la muerte.

La prevención es la clave para que los animales no la pasen tan mal durante las detonaciones.

Copate, si pensas gastar en pirotecnica mejor elegí donarla a un refugio de mascotas.

Noticias relacionadas