VIOLENCIA DIGITAL: ¿QUIÉN PONE EL LÍMITE?

Desde hace días la palabra «petera» resuena en las redes por una misógina jugarreta política. Sí, nada de hacerse lxs desentendidxs que una vez más las que sufrimos las consecuencias, hete aquí que somos las mujeres.

¿Qué pasa con las mujeres, el poder machista y la sexualidad? ¿Por qué se sigue usando el rol de la mujer en su accionar más intimo como una herramienta para desestimar su capacidad intelectual?

Florencia Peña ya fue carne de cañon, cuando alguien publicó un video privado en donde se la ve teniendo relaciones y sufrió el escarmiento de toda una sociedad que todavía no supera que las mujeres vivan plenamente su sexualidad. Ella no decidió mostrarlo, fue un otro. ¿El mote de «atorranta» quién se lo sacó? Ahora una vez más, sólo ella paga las consecuencias.

¿Quién regula el odio desmedido en el mundo digital? Pues nadie. Por eso, las victimas, tanto como en la vida misma, terminan tomando la decisión de preservar su integridad física y emocional, alejándose. Sí, de vínculos sociales y del mundo digital.

¿Y ahora? Quién se hace cargo de las malintencionadas versiones que se «dejan picando» para indignar a los anti gobierno y crear una sospecha que luego, sin prueba alguna, se instale como verdad para ser repetida eternamente en redes sociales? La respuesta por el momento debería ser una: IGLESIAS y ESTADO, asunto separado.

Noticias relacionadas